19 de agosto de 2015

Pica... que pica



No se como podía tener esta delicia en borrador, despiste imperdonable, y aunque esté de vacaciones, no puedo dejar pasar la ilusión que me hace compartir con vosotros ser la ganadora del mes de Julio de Conservas Serrats.

Cuando los ingredientes tienen entidad propia, no necesitan ni mucha ni poca ayuda,  y eso es exactamente lo que ocurre con estas nuevas sardinillas picantes de Conservas Serrats, un lujazo de sabor. Tenía razón Esperanza cuando me habló de ellas en el salón del gourmetMe advirtió de lo que me iba a encontrar dentro de esa pequeña lata y vaya si tenía razón.

Pero tan sólo quedaban 3 en la lata y yo quería un aperitivo de domingo. El vino ya estaba en el frigo. Era el momento perfecto para esas sardinillas...  Había que encontrar algún digno acompañamiento y vaya si lo encontré.

Fácil,  sencillo, pero rico, muy rico.

Rodajas de pan tostado, pero de pan pan, quiero decir, cuando me sobra pan siempre lo aprovecho de alguna manera, la mayoría de las veces lo tuesto pero a mi manera. Pinto las rodajas con aceite de oliva virgen extra y a la "carmela" hasta que tengan ese tostado que tanto me gusta,  eso sí,  mientras se están tostando las aplasto con una espátula hasta el aburrimiento.

Hecho esto pongo encima una ligerísima capa de queso cremoso, éste Philadelphia.

Ahora una rodaja finísima de tomate,  y otra, también fina, de rico fresón.

Y la reina de esta fiesta, sin corona, porque ella es la corona de este delicioso bocado.

¡Ah! Por encima, una sencilla vinagreta que preparé con cebolleta, un par de fresas, bien aliñado con el aceite de la lata de las sardinillas. Coronando el festín  un poco de ralladura de nuez de macadamia.     
      
 
Ya está, tan fácil que no necesita más fotos que la final, la que parece que está diciendo cómeme.

Espero que os guste y os animo a probar estas sardinillas que, si ya me parecían maravillosas, a partir de ahora pasarán a ser bocado de domingo en el cielo.

7 de agosto de 2015

Mousse de maracuyá

Mousse de maracuyá


Mousse de maracuyá


No podía haber elegido nada mejor para celebrar el inicio de vacaciones que esta rica mousse de maracuyá.

Es una delicia, si te gustan los dulces con un punto ácido, que se complementa a la perfección con una base de galletas. Para darles forma, esta vez he utilizado un molde de silicona de silikomart, y admito que han quedado preciosos, así que, si sumamos forma + sabor = delicia asegurada.

Esta vez el mérito es de mi hija, me explico, ella es la culpable de este postre, y no solo la culpable por la receta, también por la elaboración, mi aportación tan solo ha sido ayudar a recortar la base de galleta para que encajara lo mejor posible en el molde.

Ingredientes para la mousse de maracuyá:

  • 50g de azúcar
  • 30ml de agua
  • 6 hojas de gelatina
  • 1 cucharada de vodka (15g)
  • 300g pulpa (o puré) de maracuyá
  • 250g de nata


Para la galleta:

  • 25 Galletas tipo María
  • 80g de mantequilla derretida
  • 1 cuchara de cacao en polvo 
  • 1 cuchara de mantequilla


Primero se prepara la galleta para que dé tiempo a que endurezca.

Se trituran todos los ingredientes juntos, y sobre dos hojas de papel de hornear se estira como si fuera una masa, hasta dejarla de 1cm de grosor aproximadamente. Se deja en el frigo hasta que esté dura como las galletas utilizadas.

Con un papel calco y recorto la forma del molde, que utilizaré para recortar la galleta lo mejor que pueda para tapar la mousse en el molde.

Ahora a preparar la mousse.

Las hojas de gelatina se ponen a remojar en un cuenco con agua fría.

Preparando los moldes

























El azúcar con el agua se pone al fuego hasta que esté bien disuelta. Fuera del fuego se añade el vodka y la gelatina bien escurrida. Se añade la pulpa de maracuyá y se mezcla bien todo.

La nata se monta y se mezcla con lo anterior, que ya estará frío, con movimientos envolventes.

Se rellenan los huecos del molde con esta rica mezcla, previamente pintados con un poco de aceite, preferiblemente en spray, se pone encima el recortable de galleta y al frigo a que enfríe para poder desmoldar sin problemas.

Fuera del molde, para simular las pipas del maracuyá, colocamos por encima unos sprinkles negros.


Deliciosa mousse de maracuyá

No solo quedan preciosos, es que están espectaculares.

Espero que os gusten y nos volvemos a ver en septiembre, buenas y felices vacaciones para tod@s.


Mousse de maracuyá